domingo, 7 de mayo de 2017

RAJOY: 'Ab uno disce omnes' ( a partir de uno se aprende a conocer a todos)



Rajoy aún intenta cubrir sus vergüenzas con la bandera de la victoria electoral hecha ya jirones de tanto usarla. El mismo Rajoy que como líder de la oposición recogía firmas contra la subida del IVA al 19% y que como presidente del Gobierno la elevó al 21%, como la cosa más natural e inocente del mundo. Pero se le sale por el calzoncillo de 'ni andar, ni marchar, ni correr' la cabeza o glande del premiado con la embajada de Londres, el responsable del sabotaje jurídico de la mierda hecha Gürtel, Trillo, aquel que en vez de trillar lo que hacía era volver a mezclar el grano con la paja, para desesperación de la lesionada en sus derechos, esto es, la ciudadanía/aldeanía.


 La bandera de la victoria electoral ya está tan rota y deshilachada que hasta una gaviota se le ha perdido en el camino, la de la vergüenza: el que un Rajoy líder de la patriótica oposición votase en contra de que la jubilación se atrasase a los 67 años y que como Presidente del Gobierno ya esté cocinando la jubilación a unos 'adolescentes' 70 años, o el que un Presidente del gobierno sea llamado a declarar sobre una trama de corrupción con el sello inconfundible de 'las dos gaviotas', haría sonrojar hasta a un cadáver con rigor mortis

El harapo electoral está tan ajado que lo que por un lado tapa por otro lo deja asomar sin impudicia: "Lo que nosotros hemos hecho, cosa que ni hizo usted, es engañar a la gente" (de su 'lapsus linguae' habido en el debate de investidura del año 2016).  A esta pírrica victoria electoral de un año de edad (al 'águila pelirroja' de Epiro no le importará que le añada unos corcheteados a sus frases atribuidas para hacerlas más propias de la gaviota pontevedresa: 'otra victoria como esta [con tanto corrupto aparecido] y volveré solo a casa, [si es que ya no sigo siendo persona non grata]' ) aún no le han salido  los dientes, pero  ha absuelto al registrador de la propiedad, para mejor adoctrinamiento de ignorantes que se limitan a aplaudir casi todos desde sus casas, con disimulo, con muchos ' no me consta', con mucho 'escaqueo' y discreción, para que nadie se entere de que para ellos el PP es un refugio. 

¿Saben leer los votantes? Rajoy es el líder peor valorado desde 1996. Rajoy tenía conocencia de los tesoros de Bárcenas un mes antes de 'esemesearle' el repeinado ''...sé fuerte...''.  ¿O con el tiempo y la desidia se han trocado los censados en iletristas políticos, id est, leen programas políticos pero sin entender lo que leen? Rajoy negó en su toma de posesión que fuesen a subir los impuestos y en el primer Consejo de Ministros acordó su subida por una  vete a saber qué herencia de los reyes godos.


Los hechos de la vida política de Rajoy son el libro abierto de su identidad moral y  el ideario de sus condiscípulos. Insisto:   "Lo que nosotros hemos hecho, cosa que ni hizo usted, es engañar a la gente". El 'lapsus linguae' no hace sino aflorar lo reprimido, cosa que acontece en momentos de estrés y ansiedad. En palabras de Lacan : ''...todo acto fallido es un discurso logrado, incluso bastante bellamente construido...'' Hay una verdad reprimida que no puede ser revelada, una verdad incómoda para el sujeto, pero ese estrés y ansiedad la empujan hasta la superficie hasta que es manifestada.

Rajoy se ha paseado durante años con la bragueta del pantalón bajada, medio enseñando sus vergüenzas y sus 'lapsus linguae'. Guiñando el ojo voy: “El compromiso con la limpieza de la vida pública nos atañe a todos los presentes”. Guiñando el ojo vengo: ''Nunca he recibido dinero negro".
Después de tantos años con todo al aire, por el camino yo me entretengo...  ¿de qué sirve darse la vuelta para subirse la cremallera ( ''...esto no es una trama del PP, es una trama contra el PP...'')? ¿De qué sirve el taparse las partes incómodas con un 'sobre'? Harto difícil me lo fiáis si he de encontrar un proceso penal más torpedeado que el del caso Gürtel, donde los jueces Garzón, Pedreira, Monterde, Bermúdez, Carmona, Ruz y De la Mata han sido protagonistas de situaciones insostenibles a bordo de sus naves en las que el agua cubría sus rodillas de forma permanente.  ¿De qué sirve destruir pruebas a martillazos para evitar una investigación judicial o que se abotone la bragueta tras el famoso SMS al Bárcenas de la caja B: ''sé fuerte'';  cuando los botones están grabados con nombres como El Bigotes, El Albondiguilla, El Cabrón, La Barbie, El Gafitas, La Perla y hasta El Rata? El tic motor recurrente acude de nuevo al ojo de nuestro/vuestro Presidente:"Todas nuestras retribuciones se han ajustado a la más estricta legalidad".
El centenar pasado de escaños del 'Padre Putativo' de la política española, viene a ejercer la función de ese 'sobre' encubridor sobre sus 'lapsus-braguetae'. Pese a representar él y los suyos, un riesgo real a los bienes jurídicos tutelados por la democracia electoral , los escaños obtenidos de los jesuitas del PNV, han blindado al pontevedrés y a su partido frente a las acometidas judiciales y cornadas periodísticas hacia sus corruptos.


En la Grecia de los filósofos, los pedófilos y el alfabeto con el que se escribieron los evangelios cristianos, la violación de las normas jurídicas y sociales, sodomía violenta a la que ahora llaman corrupción, suponía la pérdida de todos los derechos del actor de aquella tropelía, que dejaba de ser ciudadano, era desterrado y moría civilmente sin ninguna piedad y una patada en las posaderas si provocaba. La conducta lesiva a la democracia, era causa necesaria y suficiente para justificar la pena de suspensión de ciudadanía. 
Pero en la España de la gaviota viuda,los corruptos y sus 'cuchipandis', lejos de hacer esfuerzos manifiestos para resocializarse, lejos de ofrecer garantías de confianza en una nueva conducta, de arrepentimiento, con el fin de ver restituida su condición de ciudadano decente para ejercer sus derechos políticos desde cero, o para participar en la conformación de la representación política sin sospecha de vicio o dolo, van e invocan a la impagable boca de María Dolores de Cospedal, Ministra de Defensa sin peineta, esa que proclama los argumentarios con soberbia y verbo incapacitado para toda fórmula de arrepentimiento veraz: "esas cosas que se juzgan ahora pero que ocurrieron hace mucho tiempo", dice la Ministra de los Ejércitos, ... mucho, mucho tiempo.... El recurso a la fosilización como estrategia de defensa de una ex abogada del Estado... y al recato y las enaguas recogidas que les den por donde fuere. La corrupción, como las almorranas son esas cosas que se sufren en silencio o que se silencian con pomada. ¿Mucho, mucho tiempo?... Pero si el cadáver aún está tan caliente que a las bacterias no les han puesto el plato y los cubiertos, ¿cómo va a haber una fosilización?
La Cospedal cuando habla de
"cosas que se juzgan ahora pero que ocurrieron hace mucho tiempo", se expresa como una suerte de Madame Blavatsky, narrando en su peculiar estilo, es decir, en términos bastante diferidos y añadiendo entrañables cantinflanismos, cómo hace mucho tiempo en una España muy lejana, la vida política estaba poseída por extraños monstruos de las finanzas y del milagrerío patrio, que habían traspasado agujeros espacio-político-temporales desde universos de dimensiones aznáricas, donde imperababa el lado oscuro de la fuerza del argumentario ''España va bien", y cuyos resabios más recónditos estamos descubriendo ahora a la titubeante luz de la indigencia energética. Esas
"cosas que se juzgan ahora pero que ocurrieron hace mucho tiempo", que mucho tiempo hace se arrojaron al mar con disimulo, el mar las vuelve a depositar en la orilla, limpias de argumentarios camufladores, y a la vista de todos.


Hasta no hace tanto, ¡qué inocencicos que éramos!,  el objetivo de cualquier campaña electoral era conseguir el máximo número de votos, más para gobernar que para lo que se terciare. Pero desde que el poder ha insuflado en el vencedor, aires viciados de megalomanía rayana en lo psicótico, los presidentes de los gobiernos y todas su cortes/cohortes, tienen derecho por su divina naturaleza a casi cualquier cosa que se tercie antes que a la gobernanza. Sobre estos tercios, cualquier control de su acción equivale a un 'todos están contra mí', 'esto es una cacería', 'esto es una trama conntra el PP' y los aludidos despliegan una conducta predeciblemente agresiva por las bocas de sus voceros periodísticos y sus portavoces políticos. A este torcido derecho que ha desplazado aquel objetivo aritméticamente limpio de conseguir el mayor número de votos para poner en práctica un programa electoral, objetivo puro y democrático , las elecciones suman una nueva e infecciosa facultad apuntada ya por el entonces presidente provincial del Partido Popular en Castellón, Carlos Fabra en el año 2007: "el PP ha sido absuelto con sobresaliente cum laude del juicio popular celebrado el domingo en las elecciones municipales y autonómicas".


Las causas esgrimidas por cientos de gaviotas que con su vuelo quieren invocar la auto-rehabilitación ni son razonables, ni necesarias, ni proporcionales para reintegrar al corrupto a la vida pública. Pero la exaltación de los sentimientos identitarios por encima de todo razonamiento, el kissingeriano “es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta” a la cañí: ''roba,  pero es uno de los nuestros'', han conseguido más de una vez sustituir el pensamiento y difuminar hasta blanquear toda mancha de malignidad en los planes de expolio del dinero público.
 
En un principio Javier Clemente, el entrenador más polémico que ha pasado por el fútbol español, es ''clemente" con Rajoy: "Si un presidente no sabe cómo funciona su empresa no es muy listo. ¿No sabía cómo se financiaba su partido? Vale, le creo, pero por desconocimiento e incapacidad no puede gobernar. ¿Para qué cojones lo ponemos? Él mismo dice que no tenía ni idea de lo que ocurría, pues fuera de ahí por zoquete". Voces airadas como estas cuando llegan hasta nosotros nos dejan bastante impresionados, pero mientras nos recuperamos de estas y otras impresiones, el político ya está echando mano al fondo inagotable de sus recursos de astucia corrupta e inmoral. Y cuando por infortunio (providencial fortuna para el expropiado) le han pillado con el culo al aire, impresiona a los futuros votantes aún más que Clemente con sus autos sacramentales en los que el pedir perdón, arrepentirse hasta con algún puchero a lo Esperanza Aguirre y un 'Juancarlitrista' prometer no volver a hacerlo, es bálsamo mágico para devolverles a pretéritos estados de inocencia y decencia, si es que alguna vez en su biografía adulta los hubo. Para los 'populares' los comicios sirven de amortización a su legión de corruptos sorprendidos in fraganti mientras esperan juicio. Y se aferran a ellos como lapas.

Mariano Rajoy es el 'patella vulgata' de pie  más grande, más musculoso y con más ventosa política: ''En España desde 1977 siempre ha gobernado la fuerza política que ha contado con más apoyos populares''. Ahora está en ese estadio de mayoría simple que no quiere dejar de ser absoluta para galopar fusta en mano por lo que no hace tanto eran sus cortijos ... y pese a que el entrecomillado sea otra PoPular mentira, pues ellos mismos se aliaron con el Partido Socialista de Euskadi para apear del gobierno al más votado entonces que era el PNV, o en Valencia para colocar a su eterna actriz secundaria Rita Barberá; o sea, los apoyos PPopulares  son los que cuentan para que una formación política distinta del PP gobierne y el resto es transfuguismo y sodomización de los valores democráticos sin vaselina ni condón. 

 Sabemos que hay ciento y una causas que justificarían la suspensión de derechos de estos pajarracos, que sería útil e idóneo sancionarlos con ello, porque socialmente no son reinsertables dada su contumaz reincidencia, que el derecho a la rehabilitación política es una quimera, pero el electorado les sigue dando votos de confianza pese a que ni su conducta, ni su labor, ni su educación ni disciplina revelen de manera razonable atisbos de todo lo contrario. El ojo izquierdo de Rajoy no miente cuando cierra el telón: "Comprometo a todo el partido a desplegar la máxima transparencia".

Opusdeístas del Gobierno, jesuítas del PNV y Canarios de vete a saber qué secta, vienen a ser como los traficantes de indulgencias, que en su declarar lenguaraz horrorizaban a Lutero: la victoria del PP en la jornada electoral de autos, es el triunfo de la confianza, de las instituciones, personas y futuro de la nación. Con argumentarios como este, la feligresía popular pretendía comprar certificados de perdón y confesar sus pecados -de forma inaudible- ante los futuros electores , sobreactuando -"Acataremos lo que digan los tribunales"- y  esperando de ellos la absolución que religiosamente habían pagado... en metálico, claro; absolución de Rajoyadas, entre muchas,  como la de que : "El señor Bárcenas fue primero procesado y después se le levantó el procesamiento cuando gobernaba el PSOE. Y luego cuando gobernaba el PP se le volvió a imputar. Los tribunales actuaron con absoluta independencia."  

O sea, que cuando por 'ene más una' vez, oímos la letanía esa de que grandes o canijos triunfos electorales son equivalentes a la absolución popular de la Gürtel y todas sus secuelas, no estamos ante una compungida pandilla de penitentes que han visto la luz y desean un sincero cambio de vida, -las responsabilidades políticas les importan tres mierdas pinchadas en un palo-,  sino que por sus bocas hablan las últimas cotizaciones de las indulgencias: nosotros podemos mentir a los ciudadanos porque podemos comprar perdones . En la Edad Media, el criminal sufría de la muerte civil, esto es, perdía su patrimonio y hasta la protección del Estado, lo que implicaba que como muertos civiles, quienes acabaran con su vida física no eran destinatarios de sanción penal alguna. Lutero, el alter ego, entre otros, del nacionalsocialismo, simplemente les negaba la absolución.

Al PP le sucede como a Calígula, que quiere ir más allá de lo que es una mayoría simple, y, como el emperador romano, pasarse por el forro las costumbres romanas de la época y otorgarse a sí mismo de honores divinos estando aún vivo... honores de mayoría absoluta mientras peina mayorías simples, una suerte de megalomanía política: la Gürtel es una conspiración contra el PP; la aparición de nuevos corruptos PoPulares semana sí, semana también, es una conspiración periodistica; el borrado y martilleado de los discos duros de Bárcenas es una conspiración judeo-masónica; la citación del Presidente del Gobierno para testificar en un juicio sobre corrupción es una conspiración judicial.

Las vergüenzas de Rajoy y su familia cuando hablan mienten y cuando no hablan también mienten... los guiños de búho de Rajoy son la prueba del algodón: "Lamento el daño causado el PP y a los españoles". 

El compromiso de Rajoy ha sido ofrecer siempre lo mejor...para los suyos.
Así era AP hace 30 años y así es el PP hoy.
Rajoy & Co., un detergente muy avanzado en eso de blanquear.
De Fraga a Rajoy su fórmula ha evolucionado mucho.
Nosotros en el PP investigamos para que nuestros chanchullos sean cada vez más rentables para el partido.
 Estoy orgulloso del PP fórmula extra, por eso puedo decir: busque algo público, compare y si encuentra algo mejor privatícelo.